El Ayuntamiento lanza una campaña para reducir los excrementos de animales en la calle

Ante el aumento registrado de excrementos de perros en las calles de la ciudad, la Delegación Municipal de Seguridad Ciudadana va a emprender una campaña para hacer cumplir la ordenanza relativa a la tenencia de animales domésticos. Para ello, como ha explicado la responsable del área, Francisca González, agentes de la Policía Local de paisano recorrerán diferentes barrios sin previo aviso dispuestos a penalizar a aquellos ciudadanos que “pillen in fraganti”. En este sentido, las multas por no recoger los excrementos, según la ordenanza municipal, asciende a 150 euros.

González ha subrayado que el objetivo de esta campaña no es recaudatorio sino disuasorio ya que, asegura, “si un vecino ve a un Policía Local sí recoge el excremento, pero lo que buscamos es que lo hagan siempre”.       

 

Por otra parte, las concejalías de Salud y Medio Ambiente reforzarán la campaña con la colocación de esta serie de medidas, en forma de cartelería, en diferentes espacios como los centros cívicos de la ciudad para que todos los afectados puedan recordar las obligaciones de los dueños de mascotas.

 Este documento tiene dos finalidades, como explicaron Francisco Márquez y Rafael Flores, responsables de los departamentos municipales, que son la protección de la salud y seguridad de las personas, por un lado, y por otro la protección de los propios animales. Recordaron que el incumplimiento de esta ordenanza puede conllevar sanciones que oscilan entre los 500 euros para las consideras leves, hasta los 30.000 para las definidas como muy graves.