La cocina del nuevo Hospital comienza a funcionar tras una inversión superior al medio millón de euros

La cocina del nuevo Hospital de la Serranía de Ronda ha comenzado su actividad durante la jornada de hoy, estando previsto que este servicio prepare unos 43.800 menús completos – desayuno, almuerzo, merienda y cena – al año, es decir, más de 175.000 servicios anuales. Estas dependencias, ubicadas en la primera planta del centro hospitalario, han supuesto una inversión de 554.940,84 euros entre obras, instalaciones y equipamiento, contando con 637,40 metros cuadrados de superficie construida y estando dotada del último equipamiento en lo que a restauración colectiva se refiere.

 

De este modo, en estas dependencias existen diferentes ambientes y zonas en función de las características de conservación y etapas de preparación de los distintos alimentos utilizados para la elaboración de los menús. En esta línea, es importante destacar como la cocina está diseñada en base al principio ‘marcha hacia delante’, un concepto de organización que se aplica en la restauración colectiva que tiene como finalidad que no se produzcan contaminaciones entre los alimentos durante su preparación y manipulación, es decir, que el alimento debe ir siempre hacia delante, sin retornos. Esta distribución permite la existencia de circuitos que evitan en todo momento los cruces entre las denominadas zonas ‘limpias’ y zonas ‘sucias’. De esta forma, se evita el riesgo de contaminación y se garantiza la higiene y la salud alimentaria.

Esta instalación dispone de una cámara de congelación y tres de refrigeración, cuatro cuartos fríos para la manipulación y preparación de cada tipo de materia prima, zona de elaboración y cocción de alimentos, carros para el mantenimiento de la temperatura, cinta para emplatado y área de distribución, así como una zona de lavado, entre otros espacios.  El Hospital de la Serranía de Ronda cuenta con un una cocina que se caracteriza por su alto nivel de funcionalidad, seguridad y habitabilidad, lo que permite optimizar la producción interna de los diferentes menús y dietas terapéuticas del centro.

Por otro lado, señalar que a lo largo del año las personas ingresadas con indicación de dieta normal pueden elegir entre varias opciones en los almuerzos y cenas. Además, el servicio de restauración a pacientes se hace extensivo para aquellos acompañantes con necesidades sociales. Indicar que los y las pacientes ingresados pueden disfrutar de elaboraciones especiales con motivo de distintas festividades con el objetivo de que su estancia hospitalaria sea más llevadera durante esas épocas del año.

Por último, destacar la gran labor realizada por el equipo de profesionales de esta unidad del centro hospitalario compuesto por 22 pinches, seis cocineros, un jefe de cocina, tres dietistas y un almacenero.